Técnicas para calmar a un bebé

Desde el momento de su nacimiento, padres y madres buscan las mejores técnicas para calmar a un bebé. Existen diferentes métodos para intentar tranquilizar a un bebé, aunque, como ya te hemos dicho en distintos posts anteriormente, conocer los tipos de llanto de un bebé te ayudará a saber qué método utilizar para calmarlo.

Según Santiago Mintegi, coordinador del comité de lesiones no intencionadas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), no se ha podido demostrar que exista un método mejor en cuanto a técnicas para calmar a un bebé, sino que depende de diferentes factores que favorecerán a este. “Los padres inexpertos prueban remedios desesperados para intentar tranquilizar a un bebé, tales como ponerle sentado en su sillita encima de la lavadora mientras centrifuga para que sienta las vibraciones de la misma y le sirva para mecerse”. Esta y otras técnicas que ponen en riesgo al bebé son fruto de la falta de conocimientos generales o falta de comprensión en el llanto del bebé, única forma real de comunicarse durante sus primeros meses de vida para expresar sus emociones.

Gracias a diferentes estudios científicos publicados bajo el estudio empírico de distintos bebés hasta los 18 meses de edad, se ha podido esclarecer un patrón en su comportamiento instintivo cuando lloran y que se repite de forma casi unánime en todos ellos. Sus expresiones faciales y su intensidad en el llanto.

Técnicas para calmar a un bebé

Diferentes técnicas para calmar a un bebé

Antes de hablar de las diferentes técnicas para calmar a un bebé, es importante asentar las bases sobre los diferentes tipos de llanto de un bebé.

Analiza el llanto de tu bebé es el primer paso con el que deberías asegurarte del motivo por el cual llora tu bebé. Conocer los diferentes tipos de llanto de un bebé te servirá de ventaja para actuar en función de aquello que le ocurra con mayor seguridad, lo que te ayudará a calmarlo de una manera más rápida. Puedes consultar con mayor detalle los diferentes tipos de llanto de un bebé leyendo nuestro blog.

Bajo los parámetros científicos, vamos a numerarte a continuación diferentes técnicas para calmar a un bebé y que te pueden ayudar en tu día a día:

  1. Mantener la calma: esto es primordial para intentar calmar el llanto de un bebé. El llanto es la única manera que tiene un bebé de comunicarse durante sus primeros meses de vida, por lo que responder a esta llamada con nerviosismo no favorecerá a que vuelva a la calma. Hay que ser consciente del método que está utilizando para expresarse para estar en un buen punto para tranquilizar su llanto.
  2. Aumenta el contacto físico con tu bebé: esto puede servir para que el bebé se sienta protegido, ya que el cerebro no empieza a comprender ciertas situaciones puesto que todavía está en desarrollo y solo responde a situaciones instintivas. El contacto humano puede hacer que se calme puesto que el bebé no se siente abandonado, situación que le puede inquietar.
  3. Mecer al bebé de forma suave y con ritmo regular: el pediatra californiano Robert C. Hamilton recomienda esta técnica puesto que se cree que ese movimiento es similar al que se experimenta en el útero materno, lo que ayuda al bebé a generar recuerdos de entonces favoreciendo a su calma.
  4. Pasear al bebé: esto sirve tanto como para el paseo en brazos para favorecer el contacto como el paseo en el carro para que tenga movimiento suave y con ritmo regular como cuando se le mece. Esto puede servir para interior o para el paseo en exteriores ya que, aunque haga sol, eso favorecerá a la generación de Vitamina D.
  5. Masajearle: como hemos indiciado en artículos anteriores, masajear la zona del vientre puede ayudar a que el bebé se relaja dado los cólicos que se forman debido a la ingesta de leche materna. Pero extender este masaje por todo el cuerpo puede ayudar a saber si tiene algún punto de su cuerpo en tensión o con dolor o para ayudar a restablecer un ritmo sanguíneo más leve que le ayude a la relajación.
  6. Hacer uso del agua para favorecer la vuelta a la calma: el agua es un líquido que le recuerda al bebé su desarrollo en el vientre materno, es decir, la etapa en la que más protegido estaba. Darle un baño en su bañera, en una piscina o utilizar el agua para refrescarle en verano ya ayudará porque solo el sonido ya favorecerá a la calma.
  7. Darle el chupete: este método es eficaz porque le relaja la musculatura del cuerpo. Al succionar el chupete, el bebé puede mantener la calma durante un tiempo porque le parecerá que está comiendo, lo que puede fomentar la aparición del sueño al relajarse.
  8. Hacer que escuche sonidos monótonos: esta clase de sonidos ayuda a que el bebé recupere la calma. Ciertas frecuencias específicas pueden ayudar a que el bebé vuelva a la calma de una manera rápida y eficaz.

 

Calmar a un bebé sobreestimulado

De hecho, para calmar a un bebé sobreestimulado a través de unas frecuencias de sonido específicas es la clave para el funcionamiento de BabyShhh!, la app creada para que los adultos ahorren tiempo y energía en el proceso de tranquilizar a un bebé.

Conocer esos sonidos a través del estudio científico es el secreto para que la aplicación tenga una efectividad testada del 99%, lo que queda totalmente demostrado la gran eficacia con la que cuenta.

Puedes descargarte la aplicación BabyShhh! de forma totalmente gratuita en Play Store para tu dispositivo Android o en Apple Store para iOs.

No dejes pasar la oportunidad de aprovechar lo que la tecnología puede hacer por ti y que tu bebé recupere la calma en menos de 45 segundos. ¿A qué esperas para probar BabyShhh!?

Descarga Android

Descarga iOS